Se buscan voluntarios para canibalismo económico

por | Oct 11, 2020

La ingeniería social hace tiempo que está haciendo de las suyas en Venezuela; es que cualquier experimento para condicionar el comportamiento de los ciudadanos de todo un país, ha dado sus resultados creando una forma de pensar que escapa de toda lógica. Así que procedo a explicar cómo nos hemos convertido en voluntarios del canibalismo económico, que actualmente sufrimos y aceptamos con total naturalidad, quejándonos y echando la culpa en todas las direcciones, pero con naturalidad.

El dinero en efectivo: He aquí los primeros voluntarios para el canibalismo económico. Los pagos electrónicos, por un tiempo convivieron sin problema con el pago en efectivo. Si algo costaba Bs 100, lo pagabas de ambas maneras sin varias el precio. Luego comenzó la tendencia a tener que pagar más si el pago era con tarjeta, ¿por qué? Porque sí… bueno, en parte la diferencia se debía a que el punto de pago de la tienda es alquilado, es decir, pertenece a un tercero que cobra un porcentaje por cada transacción; pero también, el sobreprecio es porque si y ya.

Esto quiere decir que el dinero en efectivo es muy valioso, hay que atesorarlo, protegerlo, estimular su uso y… no qué va, “nuestra moneda no vale nada” es mejor venderla a otro país.

Pues sí, a los ciudadanos se les metió en la cabeza que el Bolívar ya no tiene valor; no obstante, es bien sabido que el dinero en efectivo llegó a salir de la nación, donde personas del otro lado de la frontera lo compraban a un precio mayor; así que para el extranjero un billete de Bs 100 era más valioso que para un nacional, el cual recibía en su cuenta bancaria un jugoso porcentaje de ganancia, para poder pagar de forma electrónica sus compras de bienes y servicios a un precio más elevado; de modo que, lo que ganó de forma “inteligéntisima” al vender el dinero en efectivo, lo gasta igualito al pagar de forma electrónica a un costo más elevado, porque si hacen el pago en efectivo habría sido más económico, pero efectivo no hay porque “inteligentemente” lo hemos estado vendiendo fuera del país, porque “esta crisis esta macha y hay que resolver”. Eso sí, no es nada sospechoso que para el venezolano el Bolívar no tiene valor, pero en los demás países lo buscan con mucho deseo. Mejor no pensemos en eso, que deben ser ideas mías.

El sueldo mínimo: A ver, todos estamos de acuerdo que el sueldo mínimo es una maldición, ¿cómo es eso que el gobierno obligue a las empresas a pagar tan poquito?… Oh, wait! Pero si el sueldo mínimo no es un techo, ¡es un piso! Las empresas no tienen prohibido pagar más allá de lo que diga el Estado. Pero sigue siendo culpa del gobierno que se pague tan poquito, la falta de producción y la inflación, acaban con la quincena en segundos; no hay especulación, ni trampas, ni culpa del comerciante; todo se resuelve si el gobierno sube el salario mínimo.

Y efectivamente, viene el día en que se anuncia el esperado aumento, todos felices y contentos… Doble oh, wait! “¡Qué gobierno tan loco! Sube el sueldo mínimo y ahora todos los productos van a desaparecer de los estantes y van a aumentar los precios. ¿Cómo se les ocurre aumentar tanto el sueldo mínimo?”

Que pase el siguiente grupo de voluntarios del canibalismo económico; por favor, aquellos que protestan porque aumenten el sueldo mínimo y luego se lamentan cuando suben el sueldo mínimo, se lamentan a la mamá de quien hizo el cálculo de cuánto va a ser la nueva quincena. Otro experimento de ingeniería social que da resultados.

Divisas y el Petro: Conversación entre ingenieros sociales

—¿Cuál es la mejor manera de desmembrar un cuerpo?
—Pudiéramos atarlo de pies y manos y halar ambos extremos con mucha fuerza.
—¡Pues si! Manos a la obra.

En el mercado paralelo, las divisas, todos los días hábiles y no hábiles, aumentan su valor; el ciudadano común ya se acostumbró y aceptó esa realidad (se dejó amarrar por las manos, tomando como ciertas las cifras no oficiales para sacar la cuenta); en el otro extremo (los pies), tenemos al Petro, que oficialmente tiene un muy alto valor (y si se calcula por el paralelo, todavía es más alto), pero, pero, peeeeero…. El petro tiene un valor por debajo de la mitad del precio oficial; es que, primero, no es una criptomoneda, ¿por qué? No sé, nadie lo explica; segundo, de cuando acá el dinero electrónico tiene respaldo en las riquezas naturales de un país; ¡qué gobierno loco! Ahora falta que a ese fulano petro lo califiquen de stablecoin (un término inventado por cierto). Si es hasta los Contadores Públicos ni siquiera saben hacer operaciones básicas con esos números tan locos de hasta 7 decimales (ya un futuro famoso autor escribió de esto en otro de mis artículos de este blog).

Tenemos entonces a las divisas halándonos por las manos y el petro por los pies. Por supuesto, los voluntarios para el canibalismo económico siempre están a la orden para aceptar y justificar esto; hasta le han puesto un nombre menos gore: leyes del mercado o, más cariñosamente, para los más íntimos: mercado.

Lo peor de todo esto es, que son tantos los voluntarios que creen que ser comidos es la única alternativa, que empujan a los que no queremos ser alimento; al fin y al cabo, los locos somos nosotros que no nos dejamos comer. Ni siquiera son defensores del “capitalismo salvaje” sino del “estupidismo, animal” (la coma la puse intencionalmente).

Te puede interesar

Ante la encrucijada, Venezuela despliega una Cayapa Heroica

Iniciativas como la Cayapa Heroica, en la que el aprendizaje colectivo es fundamental, apuntalan una soberanía tecnológica horizontal, democratizadora y participativa que, además de proponer soluciones nacionales, buscan el bien común de manera colaborativa.

Leer más

El incidente VEX

Desde la puesta en marcha de VEX Venezuela Exchange a principios de noviembre de 2020, la dinámica del Petro tuvo un antes y un después. Durante este período hasta hace unos días, era posible acceder a la plataforma desde fuera de la frontera venezolana; sin embargo, al día de hoy ya no es posible hacerlo.

Leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a PetroMap

Visítanos en www.petromap.org

Canal Telegram CanalPetroMap

¿Quiénes somos?

Directorio de emprendimientos apoyando el ecosistema para el Petro en Venezuela