Los expertos en economía y la resistencia (selectiva) al cambio

por | Sep 12, 2020

Nos encontramos en una época de cambios en la manera de manejar la economía; la aparición de nuevas formas de pago y el uso de tecnología van de la mano y a las generaciones de usuarios no les queda de otra que darles uso, todos hemos asumido que es la realidad actual, la nueva normalidad económica. Pero…

Es normal que los cambios tengan que enfrentarse a cierto grado de resistencia, ya que todo cambio tiene a la vista incertidumbre y no todos podemos lidiar fácilmente con ella. En todo caso, los cambios pueden encontrar ventanas donde colarse y convertirse en rutina.

Eso pasó con el dinero, hubo un tiempo donde la adquisición de bienes y servicios se hacía mediante el intercambio de los mismos por cosas que se consideraban necesarias: un pescado por pan, fabricar ladrillos de barro y paja a cambio de comida, ropa y techo (y latigazos), una virgen a cambio de 12 camellos y un puñado de cabras. Luego fueron integrados en el pago los metales (como el oro y la plata), piedras preciosas (diamantes, rubíes, esmeraldas) y especias (mirra, frutos secos, mango con adobo), lo que dio como resultado, por ejemplo, que por trabajar en una cantera o servir en el ejército, uno recibiera un saquito de sal (de ahí lo del “salario”); claro está que, mientras más producto o servicio era requerido, la compensación también seguía creciendo, hasta llegar el punto que el comerciante debía cargar con más y más alforjas llenas de cosas, porque viajar cientos de kilómetros en la búsqueda de bienes de importación no permitía decir: “Me falta sencillo, deja que voy a la casa y vengo a traerte el resto”; además, los caminos podían estar llenos de maleantes (la inseguridad también existía en siglos anteriores), lo que hizo que el llevar a cuestas los materiales para hacer el trueque cada vez fuese más incómodo y peligroso.

Un día, un “buenintencionado” banquero samaritano, se dio cuenta de las dificultades experimentadas por los “mejorintencionados” comerciantes, así que en una conversación casual, el primero le comenta al segundo:

— Sabes, construí un granero muy resistente con una sola entrada donde podrás guardar tus cosas y yo te las cuido, solo me pagas por cuidart… ¡Mejor aún! Te propongo lo siguiente: Yo te pago por cuidártelas.

— No seas pillo, ¿cómo voy a pagar después cuando esté en la Conchinchina? No te podré avisar para que me mandes el cargamento de mango con adobo para comprar, ni siquiera han inventado el telégrafo.

— Mira, casualmente tengo un primo allá, él confía en mi, te doy este papel donde certifico que tu, “Máximus Supositorium”, has dejado a mi cuidado X cantidad de mango con adobo, y él a ver mi letra la reconocerá y te ayudará a hacer las transacciones, ¿entiendes? Mi letra a cambio (letra de cambio, “guiño, guiño”) de lo que necesites.

— Está bien amigo Banquerus Ladinus, vamos a hacer eso, voy a viajar por 3 meses, le doy este papel con tu letra a tu primo y veremos qué pasa.

Ya se me haría largo explicar cómo los gobernadores de cada reino decidieron acuñar monedas y convencer a los ciudadanos, comerciantes y banqueros que eso redondito con la cara del rey de turno representaba las riquezas de todos y servía para que pagaran las cosas que necesitaban (luego los billetes entraron en el cono económico del país).

La modernización de las formas de compensación por tu producto o servicio se logró gracias a la adaptación de los usuarios a lo nuevo para pagar. La adaptación siempre debió ser un proceso natural, hasta que aparecieron los expertos económicos venezolanos.

Antes que nada, a continuación hago referencia a algunos contadores públicos, una parte de los cuales son muy influyentes dentro de esta importante y prestigiosa institución colegiada. Estoy seguro que existen muchos contadores entusiastas de los cambios y la adaptación de su labor a las nuevas tendencias económicas. Pero recordemos que es una institución con larga tradición en lo que hacen, sus miembros se respetan unos a otros y esperan las instrucciones de sus figuras de influencia dentro del gremio para poder realizar la adecuación de sus servicios sintiendo mayor confianza. Habiendo aclarado esto, continúo.

Una de las estrategias del Estado Venezolano para enfrentar la situación económica, es permitir el uso de divisas en las transacciones comerciales. ¿Es esto legal? Todos los expertos en economía y la constitución dicen que si, no hay problema. Pero en esta ecuación entraron 2 variables que hicieron sonar todas las alarmas: doble contabilidad y criptoactivos.

Cualquier contador público colegiado que se precie, sabe que la doble contabilidad es un delito, eso no se hace. La sola idea de hablar de realizar doble contabilidad cuando el negocio recibe divisas por sus bienes y servicios, resulta repugnante; a decir verdad, ¿quién de nosotros querría ir a visitar a un colega contador que esté en la cárcel por delitos fiscales para recibir asesoría de cómo se hace una doble contabilidad? Eso no lo enseñan en los libros, menos en las universidades e institutos tecnológicos (ni siquiera en YouTube). Es por ello que los contadores están amarrados hasta que el Colegio Nacional de Contadores emita la providencia respectiva que regule esa actividad oscura e irrespetuosa con lo que ellos representan.

¿Qué pasa con los criptoactivos? Los expertos económicos también han emitido una opinión, su gran y poderosa bocota sentenció: “Definitivamente eso es ilegal, la CRBV no habla de eso, la moneda nacional es el Bolívar y todas las criptomonedas llamadas Petro son un atentado contra nuestro símbolo petro… digo patrio. ¿De cuándo acá los recursos minerales representan las riquezas de una nación? Además esa P con una rayita parece un carácter ruso”.

¿Cuál es la posición de los contadores? Están en espera de la providencia respectiva; eso es de entender, porque una cosa es llevar una contabilidad usando bolívares o divisas (ya sea en efectivo o por transferencias electrónicas), porque total son números que se pueden sumar, restar, multiplicar y dividir, representan cifras que pueden ponerse en las columnas del debe y del haber, representan fácilmente cada uno de los asientos contables, uno sabe de dónde vienen, a dónde van y cómo se usan; pero las criptomonedas son todo un lío, con sus niveles de seguridad, con sus bloques, con su encriptado; es que nadie nos ha enseñado a realizar operaciones contables con esos números y letras (mayúsculas y minúsculas) combinadas que ni entran en el libro de contabilidad por ser tan largas, ¿en qué columna va el debe y el haber? ¿Qué voy a poner en el asiento? ¿Dinero en banco o dinero en wallet? ¿Debo incluir el nombre de la exchange?… ¡Qué complicado todo de verdad!

Definitivamente, esa gente necesita de una providencia… de la providencia divina para que entiendan que lo que ellos van a manejar en una contabilidad que incluye criptoactivos, es lo mismo que la contabilidad convencional: números que se pueden sumar, restar, multiplicar y dividir, su trabajo nunca tocará la parte técnica de esas transacciones, jamás verán el encriptamiento de cada unidad cripto. Es más, las cifras a manejar seguramente no sobrepasará los 9 dígitos: 2 de números enteros y 7 decimales; quizás lo más difícil será aprenderse las siglas de cada una: BTC, PTR (el ilegal, porque BTC es legal aunque no lo mencione la Constitución).

Para algunos contadores públicos colegiados es mejor resistirse a ese cambio con la excusa de la fulana providencia, que estoy más que seguro les va a explicar que las criptomonedas se trabajan igual que el resto del dinero… si quieren, yo los puedo ayudar copiando y pegando las instrucciones actuales, reemplazando las palabras claves que se refieran a dinero fiduciario por palabras clave que se refieran a criptos.

Te puede interesar

El incidente VEX

Desde la puesta en marcha de VEX Venezuela Exchange a principios de noviembre de 2020, la dinámica del Petro tuvo un antes y un después. Durante este período hasta hace unos días, era posible acceder a la plataforma desde fuera de la frontera venezolana; sin embargo, al día de hoy ya no es posible hacerlo.

Leer más

Noviembre de VEX

¿Qué ha sucedido desde que salió al ruedo VEX? ¿Cómo ha afectado al mercado secundario? ¿Imponer o convencer? En este artículo analizaremos brevemente qué ha pasado en noviembre.

Leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a PetroMap

Visítanos en www.petromap.org

Canal Telegram CanalPetroMap

¿Quiénes somos?

Directorio de emprendimientos apoyando el ecosistema para el Petro en Venezuela