¿Y el ϼetro?

por | Oct 17, 2020

Cambiar el sistema económico de todo un país no es una tarea fácil, sobre todo si se trata de implementar una criptoeconomía. Existen varios factores a tomar en cuenta:

  • El valor de la moneda en sí, tanto la que se va a sustituir como la sustituta
  • El apego emocional del pueblo a su símbolo económico
  • El nivel de confianza (en la nueva denominación y en el ente emisor)
  • La resistencia al cambio

En la política actual venezolana, el mayor problema es la descalificación de las actuaciones del contrario. Si un bando hace algo, tiene malas intenciones; pero si lo deja de hacer, entonces tiene miedo, o es incapaz, o tiene desinterés en mejorar… en fin, también tiene malas intenciones.

Adicionalmente, tenemos los intereses detrás de esto, intereses acompañados muchas veces de ignorancia y la incapacidad de ver este tipo de cambio como una oportunidad; a veces me parece que quienes se resisten son perezosos, nos les gusta el cambio, le temen a lo que es desconocido y piensan que lo nuevo es muy difícil de entender. Se plantean muchas interrogantes que parecen no tener una respuesta, o si la tienen esta es insatisfactoria, lo que convierte el asunto en un círculo de temor, rechazo e ignorancia; ciertamente, algo difícil de romper.

En todo caso, la implementación de una economía basada en un criptoactivo debe superar varios obstáculos lógicos; por una parte, la tecnología detrás del petro requiere de niveles de seguridad y transmisión distintos a las transferencias que hacen los bancos con el dinero fiat; por un periodo indeterminado el bolívar y el petro convivirán en el mismo ecosistema, lo que hace inevitables que los usuarios miren el equivalente en petros de X cantidad de bolívares y el equivalente en bolívares de X cantidad de petros. Psicológica y emocionalmente los petrousuarios automáticamente quieren tener una referencia para guiarse, me imagino que la mayoría saca la cuenta así: X petros = a X bolívares = X dólares; es decir, 3 divisas comparando su valor y si en dólares se ve bien, entonces en petros debe estar bien.

Volviendo al tema tecnológico, transferir petros va más allá de instalar un sistema operativo y un software en todos los equipos y a lo largo de toda una infraestructura de bancos y casas de cambio, negocios y particulares. Un ecosistema basado en un criptoactivo además de brindar seguridad y transferencias efectivas, debe ser fácil de usar, no debería ser solo para usuarios pro o con equipos inteligentes, ya que no todos los usuarios son alfabetas tecnológicos ni poseen teléfonos inteligentes. Así que la usabilidad del petro debe garantizarse para todos, sin importar su nivel intelectual y económico.

Es un desafío enorme entonces, una criptomoneda muy segura (algo complejo), que debe poder transferirse de forma rápida y efectiva (otro nivel de complejidad), entre diversos agentes (bancos, casas de cambio, negocios, particulares… complicado) y que al mismo tiempo esté al alcance de todo un país de forma sencilla. ¿Qué alternativas hay? Pues…

  • Teléfonos inteligentes
  • Teléfonos básicos
  • Tarjetas de débito y crédito
  • Reconocimiento biométrico: huellas dactilares, iris del ojo, contraseñas

Herramientas que simplifican la usabilidad del petro, lo que no es nuevo ni descabellado, pero toda una población debe aprender a usarlas, a convivir con estas formas de pago, cambiar su referencias de valor… esto último, referencias de valor, un petro (al igual que el resto de criptomonedas) debe dejar de equivaler a X cantidad de dinero fiat; cuando pase de moda el efectivo y las divisas tradicionales, la referencia a lo sumo serán otras criptomonedas… ciertamente una enorme sacudida mental y cultural.

Todo lo anterior hace que preguntarse por el petro no tenga una respuesta sencilla. ¿Puede tener una explicación entendible? Por supuesto, pero esa explicación necesita de parte del interrogador capacidad de análisis, comprensión lectora y razonamiento lógico. Es necesario cambiar la estructura mental tradicional por una mentalidad progresista, moderna, que se sienta más atractiva, cómoda y confiable. Para mi este cambio es emocionante, quiero verlo implementado en la economía venezolana; pero es necesario lograr que todos estemos dispuestos a caminar en esa misma dirección.

Te puede interesar

El incidente VEX

Desde la puesta en marcha de VEX Venezuela Exchange a principios de noviembre de 2020, la dinámica del Petro tuvo un antes y un después. Durante este período hasta hace unos días, era posible acceder a la plataforma desde fuera de la frontera venezolana; sin embargo, al día de hoy ya no es posible hacerlo.

Leer más

Noviembre de VEX

¿Qué ha sucedido desde que salió al ruedo VEX? ¿Cómo ha afectado al mercado secundario? ¿Imponer o convencer? En este artículo analizaremos brevemente qué ha pasado en noviembre.

Leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a PetroMap

Visítanos en www.petromap.org

Canal Telegram CanalPetroMap

¿Quiénes somos?

Directorio de emprendimientos apoyando el ecosistema para el Petro en Venezuela